No pierdas el tiempo

Ya que es oro es y más en los tiempos que corren. En pleno siglo XXI todo son prisas; que si en desplazamientos de un sitio para otro, citas con el médico, la compra de la semana, ir a ver a la familia… En fin, solo con leerlo agobia y son solo algunos ejemplos de todo lo que vivimos día a día. A todo esto se suma el aprendizaje de idiomas ya que 1 de cada 3 ofertas laborales exigen un segundo idioma según Adecco e Infoempleo en El Confidencial. Pero y ¿cuándo estudiar si apenas hay tiempo? Te echamos una mano, te presentamos las clases telefónicas.

Relevancia y ventajas

Tras más de ocho años impartiendo clases de inglés presencial me encuentro con que las nuevas tecnologías han hecho buenas migas con la enseñanza de idiomas y, cada día, la formación telefónica cuenta con más adeptos entre sus filas. Para ello solo necesitas un ordenador y/o un teléfono (ya sea fijo o móvil), fácil, ¿verdad?

Tan solo en nuestro país, la formación online de los cursos bonificados en empresas supone el 47% del total según la estadística de la FUNDAE fechada el 3 de abril del 2018, ¡ahí es nada! Y es que sus ventajas desbordan el cesto de “pros”. Pero y, ¿a cuento de qué suelto esta información? Pues a cuento de que una de las bases sobre las que se asientan estos cursos online son, precisamente, sus clases telefónicas. Sin embargo, todavía los hay que son bastante reticentes a esta (relativa) nueva modalidad, caso que me llama enormemente la atención ya que sus ventajas con mayúsculas:

ahorro significativo de tiempo, flexibilidad horaria,
desarrollo oral y auditivo, reducción en costes materiales
y más seguridad.

En mi artículo 6 razones para probar clases telefónicas puedes consultar todos los consejos e información relevante sobre este tipo de formación. 


Foto: Saulo Mohana en Unsplash